autoconectado.es

Prueba Volvo XC 90. Entre la seguridad y la autoconducción

Prueba Volvo XC 90. Entre la seguridad y la autoconducción
Ampliar

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Lo primero que uno se pregunta cuando se sube a un Volvo XC 90 D5, automático, de 235 CV equipado con todos los embarcados y lo último en tecnología de la marca es ¿cómo es posible? Pero lo es. Acercarte y que los sensores de las puertas detecten que estas cerca y te permitan abrir; sentarte y memorizar la postura del sillón; activar la pantalla y configurar los sistemas de conducción asistida en un display TFT de 9 pulgadas de diagonal; encender y ver ante tus ojos, sin desviar la mirada lo que los técnicos llaman ‘hub gráfico’ y que, a nuestros ojos, es un holograma que nos muestra en un punto del espacio infinito, sin molestar pero sin perderlo de vista, la velocidad a la que vamos, aquella a la que debemos ir o el mapa de ruta gestionado por el navegador. Permítannos insistir ¿cómo el posible?

Hemos contado en varias ocasiones que, en 2017, ya el año que viene, Volvo pondrá 100 coches autoconducidos en circulación en la ciudad de Goteborg y parecería ciencia ficción si no hubiéramos comprobado, por nosotros mismos, que sensores, cámaras en alta resolución, sistemas de comunicación máquina a máquina -externos e internos-, etc. están ya listos y funcionando.


Germán López Madrid, presidente de Volvo Car España, en el XXIV Foro de la automoción que se celebró a primeros del mes de mayo, habló sobre la influencia de los cambios tecnológicos en el sector y recordó que “a pesar de ser una industria de un tamaño enorme, el automóvil ya no es la industria más grande del mundo; ya que lo es la tecnológica. Por eso -subrayaba-, se puede asegurar que el futuro está en la tecnología y, en menor medida, en el automóvil en sí. La conectividad y el servicio para el consumidor y el auge en los nuevos sistemas electrónicos de control promueven que, en estos momentos, la tecnología defina qué coche es necesario para el público… el futuro es el coche conectado y esa conexión puede ser a Internet, a otros coches (de manera transparente para conductor y ocupantes) y con la infraestructura. Esta diversidad de tipos de comunicaciЧn hace imprescindible trabajar con sistemas abiertos y colaborativos… Los datos son el nuevo maná para la industria del automóvil -que es la segunda en generación de información en el mundo-; una berlina actual, de gama media puede generar 25 Gigabytes de datos cada hora y el ritmo de crecimiento estimado es del 55% anual”.


Este párrafo del máximo directivo de la compañía sueca en España lleva implícitas muchas de las cosas que cabría comentar al volante del XC 90. Un ejemplo son los acuerdos con Microsoft o Apple (se esperan también con Google) para la gestión de la conectividad y sincronización entre el coche y los móviles o con los operadores para integrar y dar funcionalidad ya no sólo a las e-SIM, sino a los elementos de red que, en breve, vendrán igualmente embarcados. Un dato curioso es que el fabricante utiliza la tecnología Hololens de Microsoft para que los clientes puedan configurar a su gusto el coche y ver el resultado antes de comprarlo.

Y si bien es cierto que las ciudades deben estar preparadas y para probar determinadas funciones debemos asegurarnos de que vamos por vías perfectamente acondicionadas, lo cierto es que es mucho lo que ya se puede testear en términos de ‘futuro’. Así, al vehículo probado entramos con la llave con sensor que nos aportó la compañía; pero no tardará mucho en incorporarse la llave digital en el móvil para abrir en remoto (tal y como se hace ya, por ejemplo, en sistemas como los coches de alquiler de ‘Car to go’) o ‘transmitir’ la llave a un tercero. ¡Cuántos problemas se van a evitar!

Sensus Connect y seguridad

La mencionada pantalla del panel central, de 9 pulgadas, TFT capacitiva, con un único botón físico, nos permite controlar todo el vehículo, además de gestionar el sistema de infoteintment, la navegación y la conectividad. La visión en la misma de las cámaras exteriores (4) es en alta resolución, lo cual llama poderosamente la atención y facilita considerablemente la conducción marcha atrás. El coche dispone de conexiones inalámbricas -Bluetooth de serie y WiFi como accesorio- así como de puertos USB; pero también puede conectarse a Internet a través de Volvo TEM con un duplicado de la tarjeta del móvil que se pone en la cuna del módulo 4G.

La vista principal nos muestra un menú básico con la hora y el acceso al navegador, a los medios/Bluetooth, al teléfono, al sistema de climatización o al gestor de comportamiento del conductor (aplicación seleccionada).

Si rotamos la pantalla de derecha a izquierda localizamos el administrador de aplicaciones, algunas de las cuales, al ser seleccionadas pasan a vista principal. Por defecto, tenemos selección AM/FM, los favoritos de la radio, el Bluetooth, las llaves USB, el iPod, la toma auxiliar, la experiencia de sonido, el lector de mensajes, el estado de Audio, el comportamiento del conductor (muy importante a efectos de futuros cambios en la contratación de seguros), las actualizaciones remotas, el navegador o el famoso Apple Car Play (transfiere la gestión completa del iPhone a la pantalla del coche); pero son muchas más las que Volvo pone a nuestra disposición en diferentes paquetes de configuración como Tunein o Spotify para escuchar música en streaming.


Si el toque lo realizamos de izquierda a derecha, encontramos, tal vez, lo más importante: la asistencia a la conducción y todos los elementos que refuerzan la seguridad del vehículo. Así, podemos configurar con un solo toque el mantenimiento automático del carril, la asistencia de aparcamiento, el encendido/apagado automático, la alerta de tráfico cruzado, la de distancia entre vehículos o la salida de modo de conducción deportiva (la elección del modo de conducción se realiza pulsando sobre el ‘rodillo’ que hay junto a la palanca de cambios y nos permite elegir entre eco, confort, deportiva u off-road). En una segunda línea se activa la cámara (cuatro para la visión 360º que tiene su comando diferenciado), se da la orden de aparcamiento para recibir las instrucciones oportunas, la salida del mismo, se pliega el reposacabezas y se activa el control de la pantalla virtual o hub gráfico -se muestra en la pantalla conducción-; también el Blis por el cual el retrovisor nos alerta de tráfico en punto muerto o la lectura de las señales de tráfico para facilitar el mantener la atención centrada en la carretera (como detalle señalar que si excedemos la velocidad, la señal de limitación parpadea).

Volvo presume de ser el fabricante de los coches más seguros del mercado y lo demuestra con elementos como los arriba mencionados u otros que no vemos a simple vista. Valga como ejemplos el sistema pirotécnico para cortar la batería; el que dispone para liberar tobillos y pies en caso de accidente; los faros LED independientes y móviles con sensor crepuscular, etc. Como decíamos, la comunicación entre los distintos componentes del automóvil e incluso de estos con el taller para que al entrar y conectarse transmita de forma automática el diagnóstico o, en un futuro próximo, reciba alertas de atención o modifique el precio del seguro segЬn uso, son básicos.

El display de conducción

Una segunda pantalla de 12”, igualmente TFT configurable, nos presenta la información de conducción: cuentakilómetros, cuentarrevoluciones, consumo, gasolina restante en kilómetros, sistemas de asistencia activados, etc. Los fondos pueden cambiar de color y formatos según el momento en que nos encontremos (verde, azul y rojo con distintos temas).

En este punto hay que señalar que cuando el control de distancia está activado y la velocidad fijada (se refleja con la imagen de dos coches y una serie de rayas entre ellos), podemos quitar el pie de freno y acelerador. Si, además, tenemos el de mantenimiento de carril activado, llega ese feliz momento en que, con precaución, resulta factible soltar el coche y dejarlo que vaya solo… y lo hace… y lo hace bien.

Hay que subrayar que, en España, la autoconducción aún no está regulada, ni las carreteras - mucho menos las ciudades- preparadas y que la experiencia solo sirve para demostrarnos a nosotros mismos que el coche esté listo para reaccionar en caso de despiste.

Todos los Volvo integran ‘City safety’ cuya misión es controlar el entorno y evitar colisiones o sorpresas. Hasta ahora se hacía por láser y para que funcionara debíamos ir a más de 30 km/h. Ahora, combina cámara y radar y analiza constantemente todo lo que hay próximo al automóvil, píxela la imagen y analiza la silueta. Entonces, si hay peligro, avisa con señal acЬstica y frena el coche.

Un último detalle que no podemos obviar en términos de seguridad es el sistema anticolisión trasero, el cual no sólo nos alerta de cualquier obstáculo, sino que in extremis, tensa el cinturón y deja el coche frenado.

Control por voz

Para mejorar aún más la experiencia, Volvo ha integrado un control por voz todo lo efectivo que, hoy por hoy, permite la tecnología. De hecho, la interacción natural por voz es una de los mayores retos con los que lidian cada día los especialistas en inteligencia artificial; por ello, aunque a veces nos desesperemos o debamos ser muy precisos con los comandos, lo cierto es que la asistente digital nos facilita realizar llamadas, buscar destinos en el navegador (HERE), elegir la emisora, etc.

Este asistente se puede configurar y elegir si preferimos que quien nos habla sea hombre o mujer, la velocidad de relato y mucho más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Autoconectado
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.